Breve introducción al implante capilar con el Método FUE

El injerto capilar FUE es la técnica más utilizada en cuanto a trasplantes de pelo, dada su eficacia y rápida recuperación del paciente.

¿En qué consiste este procedimiento?

E El trasplante capilar con el método FUE (Follicular Extraction Unit) es una de las técnicas más avanzadas para tratar calvicies o alopecias tanto en hombres como mujeres.

Este método, se realiza mediante anestesia local y, se basa en rasurar la zona donante para extraer pequeñas agrupaciones de pelo, más bien conocidas como “unidades foliculares” (grupos de 1, 2, 3 o 4 folículos pilosos) de la zona donante (parte posterior y/o lateral de la cabeza), para luego trasplantarlas a la zona receptora (zona alopécica).

Es un trabajo meticuloso, ya que se extraen los folículos de manera individual de la zona donante, empleando un instrumento específico llamado micromotor, con una dimensión de menos de un milímetro de diámetro, para posteriormente insertarlas esmeradamente mediante micro incisiones en la zona carente de pelo. Gracias a esta técnica no deja cicatrices visibles como ocurre con la técnica FUSS, la que comentaremos en otro artículo.

La duración de la intervención dependerá del tamaño de la zona a tratar, suele oscilar entre cuatro y ocho horas.

El paciente recibe el alta una vez realizada la intervención.

Introducción al transplante capilar

Resultados

E El trasplante capilar al tratarse de una técnica poco invasiva, no acarrea complicaciones o riesgos para la salud, por lo que el cuidado post intervención indicado por el médico, es muy simple, aunque importante para obtener unos buenos resultados.

En los dos primeros meses se experimentará (en la mayoría de los casos) la caída del cabello trasplantado (“shock lost”), pero no hay que alarmarse, dado que es un proceso normal y forma parte del ciclo capilar. Generalmente, a partir del sexto mes ya se aprecia una mejora considerable en la apariencia de la zona implantada. Normalmente, los resultados definitivos se apreciarán al cabo de 1 año en la mayoría de los casos; no obstante, en algunos casos la zona receptora puede verse totalmente recuperada después del año y medio.

No se quede con dudas y pregúntenos sin compromiso Consulta Online