Alopecia femenina: qué es, tipos y causas

Aunque la alopecia o calvicie afecta en mucho mayor porcentaje a los hombres, la alopecia femenina afecta a su vez a un gran número de mujeres en mayor o menor medida.

 
¿Qué es la alopecia femenina?

¿Qué es la alopecia femenina?

En términos genéricos, se denomina alopecia a cualquier pérdida anormal del cabello. Se considera una pérdida anormal de cabello cuando se pierden más de 100 cabellos al día.

En el caso de las mujeres, la alopecia en ocasiones tiene algunas características diferenciadas con respecto a la alopecia masculina, como sucedería en el caso de la alopecia androgénica o androgenética.

En todos ellos el origen es muy similar, pero las manifestaciones, en cuanto a pérdida de cabello y progresión de esta, son diferentes.

¿Qué tipos de alopecia existen?

Existen distintos tipos de alopecia, en cuanto a duración, reversibilidad, causas…

    La alopecia temporal puede afectar a una persona debido a causas como:

  • La toma de alguna medicación o estar en algún tipo de tratamiento médico que, como efecto secundario, produce una pérdida inusual de cabello.
  • Periodos de estrés o nerviosismo que pueden afectar al ciclo normal de crecimiento del cabello y, por tanto, producir la pérdida de este.
  • Postparto, que, debido al aumento de los niveles hormonales durante el embarazo, impide la caída habitual de cabello, lo que se traduce en que, pocos meses tras el alumbramiento, se produzca una caída más pronunciada de este.
  • Enfermedades infecciosas, desarreglos hormonales etc. que, como efecto secundario, pueden provocar una caída masiva del cabello.

Al ser las causas de carácter temporal en la mayoría de las ocasiones este proceso de alopecia es reversible en cuanto desaparecen o bien se controla el origen de la misma.

En otras ocasiones, la alopecia tiene un carácter más permanente, como puede ser el caso de la alopecia areata o la alopecia androgenética.

¿Qué es la alopecia areata femenina?

La alopecia areata se caracteriza por la aparición de “calvas” de forma circular en algunas zonas del cuero cabelludo. En estas zonas el cabello comienza creciendo en menor cantidad y más débil, debido a la falta de nutrientes, pudiendo desaparecer totalmente al cabo del tiempo.

Las causas de la alopecia areata se deben a un mal funcionamiento del sistema inmunológico, que considera los folículos pilosos como una amenaza, rodeándolos de anticuerpos que inhiben el crecimiento normal del cabello, provocando así su caída.

Su evolución es muy variable de una mujer a otra. En algunos casos su avance puede ser muy rápido y en otros se trata de un avance gradual a lo largo de los años.

¿Qué es la alopecia androgénica femenina?

La alopecia androgénica femenina tiene un origen genético y hormonal. Aunque aún no se conocen con total seguridad las causas concretas, sí se sabe que una hormona, la hidrotestosterona, es la causante de la atrofia paulatina de los folículos pilosos que produce la calvicie.

La alopecia femenina androgenética se diferencia de la masculina en su forma de manifestarse. Así como en los hombres la pérdida de cabello es más brusca y se produce básicamente en la parte frontal, en el caso de las mujeres se aprecia una pérdida de densidad de cabello, sobre todo en las zonas laterales y en la parte de la nuca.

Cuando hablamos de alopecia androgenética, es importante aclarar que existen dos tipos diferenciados, ya que el tratamiento, así como los resultados que se pueden conseguir, variarán notablemente:

-La calvicie cicatricial implica la destrucción total del folículo piloso, quedando tejido cicatricial en su lugar. Debido a esto, el folículo es irrecuperable, por lo que no se puede conseguir el crecimiento del cabello de nuevo.

-La calvicie no cicatricial, sin embargo, sí que puede ser combatida, a través de diversos tratamientos que pueden reactivar el folículo piloso y conseguir de nuevo el crecimiento del cabello.

¿Cómo evitar la alopecia femenina?

En algunas ocasiones, la alopecia femenina puede ser combatida eficazmente, consiguiendo que se restablezca el ciclo de crecimiento natural del cabello.

Como hemos visto, la alopecia puede ser producida por circunstancias de carácter temporal, que, en cuanto desaparecen, o bien son controladas (caso por ejemplo de desarreglos hormonales) dejarán de afectar negativamente sobre la producción del cabello.

Para otros tipos de alopecia, como algunos casos de alopecia androgenética, se pueden proponer tratamientos que frenen, o, al menos, retrasen la pérdida de cabello. Estos tratamientos se pueden aplicar de forma combinada: medicación, láser, bioestimulación, infiltraciones…

En cualquier caso, cuando detectemos una pérdida inusual de cabello, siempre debemos consultar con especialistas, que son quiénes están capacitados para estudiar con detalle nuestro caso particular, detectar las causas exactas de la alopecia, y proponer las mejores soluciones de tratamiento.

Para aquellas calvicies en las que tratamientos como medicación, lociones etc. no son eficaces, la solución más efectiva y duradera a largo plazo ha demostrado ser el injerto capilar.

El injerto capilar en mujeres (técnica FUE), que es el más novedoso y con mejores resultados, consiste en insertar injertos capilares, obtenidos de la propia paciente, en las zonas en las que existe una pérdida de cabello. Los injertos son folículos pilosos que se extraen de zonas donde existe bastante densidad de cabello (zona donante).

Gracias a esta técnica, con resultados de muy larga duración, muchas mujeres pueden recuperar su cabello.

En MedicalGraft encontrarás a los mejores especialistas en injertos capilares, los tratamientos más modernos y todas las garantías. Consulta ya con nosotros.

No se quede con dudas y pregúntenos sin compromiso Consulta Online